El 18 de febrero de 2020 el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de ley para la creación de un sandbox (un entorno de pruebas controlado) para que las compañías tecnológicas experimenten productos y servicios en el ámbito del fintech.