Resolución
de conflictos

Asesoramos a nuestros clientes en la negociación y resolución de conflictos nacionales e internacionales, apoyándonos en nuestra red de asesores especializados, con quienes trabajamos de forma cercana para asegurar la defensa de los intereses jurídicos de nuestros clientes.

Buscamos una solución eficiente, práctica y enfocada en la continuidad del negocio, dirigida a evitar el litigio para nuestros clientes, ya sea a través de la negociación pre-litigiosa o la resolución de controversias a través de métodos alternativos de resolución de conflictos, nacional e internacional.

Nuestra postura pro-negocio en la resolución de conflictos ha llevado a soluciones satisfactorias en casos de particular complejidad, llegando a participar no sólo como representante de partes, sino como mediadores en casos complejos.

El perfil internacional de la firma, la consolidada red de contactos, así como el entendimiento de aspectos comerciales y legales en diferentes jurisdicciones nos han permitido participar en negociaciones cross-border alcanzando resultados favorables para nuestros clientes. Apoyamos

  • Análisis preventivos sobre riesgos jurídicos.

  • Diseño y ejecución de estrategias pre-contenciosas.

  • Asesoramiento en procedimientos arbitrales.

  • Asesoramiento en actuaciones previas y posteriores al arbitraje (inicio de actuaciones ante instituciones arbitrales, selección y nombramiento de árbitros, ejecución y anulación del laudo, solicitud de medidas cautelares).

  • Asesoramiento y dirección letrada en procedimientos civiles y mercantiles.

  • Emisión de informes y opiniones legales sobre cuestiones de materia civil y mercantil.

  • Asesoramiento en otros métodos alternativos de resolución de controversias.

Resolución alternativa de conflictos. Conveniencia del foro español.

La expansión de las relaciones comerciales internacionales entre los diversos países iberoamericanos, así como el aumento del uso del arbitraje comercial internacional, destaca la posición preferente de España como sede relevante y preferente para conflictos iberoamericanos. Actualmente en España concurren una serie de elementos que hacen del arbitraje una oferta atractiva para los interesados, entre ellos, la nacionalidad de las partes, la similitud de las leyes, el idioma compartido, la inexistencia de instituciones arbitrales internacionales en Latinoamérica, el importante número de árbitros españoles altamente cualificados y especializados, y, sobre todo, la creación de una nueva corte de arbitraje internacional en Madrid.
A pesar de que el arbitraje no está implantado en España al mismo nivel que en otras jurisdicciones como Francia, Suiza, Inglaterra y Suecia, es evidente de que actualmente el arbitraje en España atraviesa un periodo de inserción y de crecimiento.

Según estadísticas, un 47% de las empresas se decanta por el arbitraje. De dicho porcentaje, un 27% de las empresas escogen el arbitraje como un único instrumento, mientras que el 20% de las empresas optan por el arbitraje junto con otros métodos de resolución alternativa de disputas como la negociación o la mediación.

El Consejo General de la Abogacía Española en su informe sobre el arbitraje comercial en España ha determinado que, por cada laudo anulado en España, se ejecutan más de 150 laudos con todas las garantías, lo cual evidencia que España es un foro fiable para el arbitraje.
Leer más
En la misma línea, recientemente el Tribunal Constitucional Español, en su sentencia del 15 de junio de 2020, sostiene que el arbitraje es una manifestación de la autonomía de las partes, la cual acredita a España como un país seguro para ser sede de arbitrajes.
El arbitraje en España es fomentado mediante múltiples asociaciones, seminarios, conferencias y universidades. Dentro de ellas cabe destacar la labor del Club Español del Arbitraje al constituir un hito con su elaboración del Código de Buenas Prácticas, el único documento a nivel mundial que recoge recomendaciones exigentes para todos los intervinientes en un procedimiento arbitral.
El último desarrollo del arbitraje en España ha sido la creación del Centro Internacional de Arbitraje de Madrid (CIAM), institución que busca posicionarse como centro de referencia en el mundo del arbitraje internacional a nivel mundial y convertirse en líder de los procedimientos internacionales desarrollados en español y en portugués regidos por los exigentes estándares de eficiencia, transparencia y flexibilidad.
El CIAM nace de la agrupación de la actividad de arbitraje internacional que realizaban la Corte de Arbitraje de Madrid (CAM), la Corte Civil y Mercantil de Arbitraje (CIMA) y la Corte Española de Arbitraje (CEA), quienes de ahora en adelante únicamente desempeñarán procesos a nivel nacional. Así permitiendo la concentración de la actividad internacional en un solo centro.
En la actualidad, el arbitraje será una herramienta fundamental para tratar de evitar el bloqueo de los tribunales ante el aumento de conflictos derivados de la crisis económica y la acumulación de casos producidos por la pandemia.